martes, 31 de mayo de 2011

capitulo #78


Sentí como George me abrazaba con fuerza y besaba mi cabeza mientras repetía una y otra vez –no llores Frida no vale la pena-

Mientras que adentro de el cuarto

-¡winston! –grito stu jalando a la chica que se encontraba sobre el

-stu llegaste a la fiesta –dijo John con un notorio grado de borrachera y de algo mas

-no puedo creer que le hagas esto a Joan –dijo stu mientras lo tomaba por los brazos

-a ella ni me la menciones –dijo John zafándose de stu y tomando sus pantalones

-¿Qué fue lo que paso? –pregunto desconcertado

-lo único que te puedo decir es que todas las chicas son unas celosas de lo peor

Stu solo se quedo pensativo pues era la misma razón por la cual había cortado con Frida, los supuestos celos de ella, volteo a ver a Paul y repitió la misma acción de quitarle a la chica

-¿y tú?, no que mucho amor con Montse? Esto es increíble –dijo stu muy molesto, miro a pete y solo le dijo

-tú a mi no me interesas, por mi metete con las otras dos chicas –le dijo bastante alterado, pues no comprendía el comportamiento de sus amigos, después de mirarlos con coraje salió del lugar sin antes maldecirlos, regreso al camellón y vio que George me abrazaba fuertemente, comenzó a sentir celos, se dirigió rápidamente con los puños cerrados como listos para golpear a el primero que se le atraviese, pero justo antes de separarnos, se detuvo y se dijo -¿para qué? Ya no tiene caso- se quedo unos segundos viéndonos para después darse la vuelta y caminar sin rumbo fijo, estaba tan distraída en mis pensamientos y George en tratar de consolarme que ni siquiera nos habíamos percatado de su presencia.

-debo irme George –le dije mientras me separaba de el

-espera aquí le diré a stu que te lleve, bueno con el viniste supongo que… -lo interrumpí

-no George yo ya no quiero saber nada de él yo me iré sola –le dije mientras limpiaba mis mejillas húmedas

-eso sí que no Frida, yo te acompañare, espera un momento les diré a los chicos, aunque no creo que les importe –se aproximo a la entrada del cine cuando salió John completamente ebrio

-¡Frida! Ahí estas –me grito mientras se dirigía hacia mi tambaleante

-pero John ¿Qué fue lo que paso? –pregunte asombrada

-yo te lo diré, porque no creo que este imbécil sea capaz de contestar –dijo George mirando a John bastante molesto

-pues entonces dímelo por qué no entiendo el por qué John estaba con otra chica –dije mirando a John con enojo

-pues resulta que después de que ustedes salieron John comenzó a charlar con Astrid ignorando por completo a Joan, esta se enojo y comenzó a insultarlo y como John es igual de temperamental la mando a la goma gritándole horrible, Joan comenzó a llorar y salió corriendo del lugar acompañada de las demás, Astrid también le dijo sus cosas a John y se fue con Klaus muy molesta por todo aquel alboroto y pues John al ver la estupidez que había cometido con Joan comenzó a sentirse mal y se le hizo fácil tomar y tomar y tomar hasta que acabo así, tomo a la primer chica que se le insinuó y pues lo demás ya lo sabes –dijo muy alterado, yo mire a John que ni siquiera tenía el valor de mirarme a los ojos, vi como se le comenzaron a rasar sus ojos, sentí coraje por el, pero no me quería ni imaginar a mi amiga, en verdad que me preocupara lo que ella pudiera hacer, pues era demasiado impulsiva

-entonces Joan no sabe que John estuvo con otra –deducí

-y que no lo sepa por favor Frida te lo suplico –me imploro John aferrado a mis brazos y mirándome con la mirada más arrepentida que había visto en mi vida, me quede unos segundos en silencio y me solté de el

-esto lo tiene que saber John, no puedes hacerle esto a Joan, nunca pensé que serias capas de semejante… te creí distinto –la forma en que me sentía con stu y ver la actitud de John, hicieron que le propinara una tremenda cachetada, haciendo que este comenzara a llorar, yo solo lo mire con mucho odio era increíble ver a John serle infiel a mi amiga, pues el siempre repetía una y otra vez que amaba a Joan…


aaee esa foto me enlokesee *.* jajajaja bueno pues espero ke les guste el capitulo de hoy Ö frida cacheteo a mi john!!! se lo merece por ptO jajaja para que me fue infiel u.u bueno ya xD jajaja si comentan muchas gracias =) si no pues también, se me cuidan saludos a todos

lunes, 30 de mayo de 2011

capitulo #77


Era demasiado difícil para mí terminar con el por qué lo apreciaba demasiado, llegue a quererlo de la manera que jamás imagine, el me había enseñado muchas cosas que sin él jamás hubiera visto

-¿si a ambos nos duele esto, porque lo hacemos? –le pregunte tomando sus manos que seguían en mi rostro, el se zafo poco a poco

-porque tú me lo pediste, ¿ya se te olvido? –me quede en silencio

-me dijiste que te dejara que me fuera, y eso voy a hacer –seguía suponiendo que lo hacía por Astrid aunque no quería hacerme a esa idea pues sería más sufrimiento para mi

Sin decir nada siguió caminando, yo quería desaparecer de su presencia para así poder desahogarme por completo, comencé a escuchar que suspiraba y que se echaba las manos a la cara, pronto pude ver que el también lloraba.

Cuando por fin llegamos a la cuadra donde se encontraban nuestros cuartos pasamos primero por el de él y vimos que George se encontraba en el pequeño callejón que se encontraba a un lado de donde ellos Vivian, que en realidad era un cine de baja calidad de nombre bambi, ellos dormían en un cuarto inservible que era parte de ese cine

-¿Qué ese no es George? –me pregunto sin dejar de verlo

-sí, creo que si –rápido nos acercamos a él y vimos que estaba tranquilamente sentado sobre un bote de basura

-¿Qué haces aquí? –le pregunto stu

-pues estoy tomando el fresco –dijo George sonriente

-¿Qué están haciendo los otros tres?

-no lo sé –dijo George agachando su cabeza, stu se asomo por la pequeña ventaba de su cuarto que daba a ese callejón y pudo ver claramente como se encontraban John pete y Paul con unas chicas que no eran ni Joan, ni Montse ni Jenny estaban completamente borrachos cada uno con una chica en su cama en una situación bastante comprometedora

-malditos hijos de… -rápidamente stu entro a el cuarto dejándonos solos a mí y a George que aun seguía mirando hacia el suelo

-¿Por qué no entraste? –le pregunte recargándome junto a el

-porque no –contesto a secas, yo me sonreí, era en verdad tierno ver que a un hombre no le llamara la atención esa clase de cosas

-no lo puedo creer –dije entre risas

-¿Qué no puedes creer? Para mí eso no es lo más importante para mí, ve a John se supone que esta con Joan ¿no? Y qué me dices de Paul, creí que en verdad le interesaba Montse –dijo extendiendo su mano en dirección a la ventana

-¿y tú? Veo que respetas a alguien –dije

-pues no, no tengo a nadie pero se supone que si estoy enamorado de alguien la tengo que respetar no como aquel par –dijo enfadado

-¿entonces estas enamorado? –le pregunte aunque ya sabía que si, el me miro fijamente y comenzó a ponerse nervioso

-Frida, ¿leíste la carta que mi hermano te dio? –quiso saber

-pues… si –dije muy nerviosa

-entonces ya sabes que yo, bueno… tu estas con stu y pues –al escuchar stu volví a sentir tristeza que rápido George notaria

-¿Qué pasa? Acaso te hizo algo? –me pregunto buscando mi mirada

-el y yo acabamos de terminar, o al menos eso pareció –dije triste y sin hacerme a la idea de que era un hecho de que stu y yo habíamos terminado

-¿Qué fue lo que te hizo? Es por Astrid ¿Cierto? –me pregunto muy molesto

-podría decirse que si –dije con mis ojos empañados por las lagrimas

-no puedo creer que ese idiota te haya cambiado por esa chica –dijo caminando de un lado a otro

-pues no es fea –le dije mirando su actitud

-pero no es más linda que tu, -dijo deteniéndose en frente de mí, yo lo mire unos segundos y no pude contenerme más y deje salir mis lagrimas que había retenido durante tanto tiempo, mi pecho me lo pedía a gritos, así que solo cubrí mi rostro con mis manos y comencé a llorar con mucho sentimiento, no podía detenerme, sentí como George me abrazaba con fuerza y besaba mi cabeza mientras repetía una y otra vez –no llores Frida no vale la pena-…


por la virginidad de britney spears!!! ke ptOs los beatles!!! xD jajajajaja ok ya .__. las drogas las drogas xD y George siempre fiel!! ese es el hombre de frida 1313 jajajaja xD bueno pues ya me calmo, espero que les aya gustado el capitulo de hoy =) se me cuidan todos y gracias por sus comentarios que lo animan a uno un montón =D

viernes, 27 de mayo de 2011

capitulo #76


-pues, si es linda, pero o tanto como tu –me dijo nervioso, lo cual note al instante, en realidad que si le había gustado Astrid, yo solo me quede sin decir nada y baje la mirada

-¿Qué pasa?, ya te dije que ella a mi no me…

-por favor stu, vi como reaccionaste cuando la viste mientras tocaban, hasta levantaste tus gafas para verla mejor –le dije más que molesta por recordar aquella escena, el se quedo en silencio, lo cual hizo que volteara a verlo, estaba hundido en sus pensamientos, miraba el piso y movía sus manos y su boca

-¿Vez que no miento? –le afirme para después levantarme y comenzar a caminar, me dolía ver que stu aun no me había dicho absolutamente nada, camine unos cinco metros cuando sentí que me tomo del brazo y me giro hacia él para darme un gran beso, me tomo de la cabeza y me besaba en repetidas ocasiones, en un principio no hice nada, pero después trate de zafarme pero él me tomaba con más fuerza, así que me vi obligada a darle un rodillazo que por fortuna no se lo di en su entre pierna, si no en su ingle, rápidamente su reacción fue cubrirse su entrepierna, yo aun agitada por el esfuerzo de zafarme me quede inmóvil viendo como se encorvaba de dolor, me di media vuelta y comencé a correr, escuche que el venia de tras de mi mientras me llamaba en múltiples ocasiones, sabía que me alcanzaría era más que obvio y así fue no recorrí ni una cuadra cuando me abrazo fuertemente deteniéndome y recargo su cabeza en mi espalda, sentía su respiración agitada

-no Frida, no me dejes, ¿Por qué me haces esto? –decía con la voz entrecortada por la agitación

-suéltame stu, por favor déjame ir –le gritaba mientras intentaba zafarme de sus brazos, que más que eso parecían cadenas pues era demasiado fuerte

-no, no lo hare –decía aun mas aferrado a mi

-entonces tendré que gritar –comencé a gritar lo más fuerte que podía, pronto vi como un par de marineros se aproximaban hacia donde nosotros, así que stu me soltó de golpe, yo me gire para verlo y vi en su mirada una desesperación que jamás había visto en el, parecía como si estuviera a punto de llorar

-vete Frida, entiendo que estés celosa, aunque no hay razón, lo último que quiero es atarte a mí, lastimarte, perdóname por lo que te hice, vete –me dijo con la mirada clavada en el piso, metió sus manos a las bolsas de su pantalón y me dio la espalda, yo lo miraba a él y a los marineros que se acercaban,

-¿se encuentra bien señorita? –me pregunto uno de ellos

-sí, estoy bien, no se preocupen –dije nerviosa

-es que escuchamos gritos que provenían de aquí –dijo el otro marinero mirando de una manera sospechosa a stu, como deduciendo que él me molestaba

-perdón, es que, bueno ustedes saben cosas de novios –dije mientras miraba a stu que se encontraba ya más lejos

-bueno pues entonces nos retiramos, y que se solucionen las cosas con su novio –dijo el otro para después irse. No sabía si ir tras stu o regresar a la casa, estaba demasiado obscuro como para regresar sola, pero me daba vergüenza y miedo regresar con stu, aunque cada vez se veía más lejos, comencé a caminar tras el aunque nunca intente emparejarme a su paso, lo seguí hasta que volteo y se detuvo, me miro y después de voltear al mar y echar una pequeña risita se encamino hacia mi

-te dije que te fueras –me miro como si fuera una pequeña niña

-pero no quiero irme sola –le dije mirando el muelle obscuro

-ok te acompaño a tu casa, pero esto se acabo Frida –me dijo con cierta tristeza en sus palabras, muy en el fondo sentí que me cortaba para tratar a Astrid sin remordimiento alguno, lo cual me daba rabia. Comenzamos a caminar por el muelle de regreso, pasamos por la banca que minutos antes estábamos felizmente abrazados, sentía una inmensa tristeza ver que stu no me dirigía la palabra en todo el camino y no me volteaba a ver ni me tomaba de la mano, sentí como unas lagrimas resbalaban por mis mejillas acompañadas de una gran opresión en el pecho, trate de limpiarlas pero era inútil pues detrás de las que secaba venían mas, comencé a llorar incontrolablemente pero en silencio, pronto stu lo notaria

-eso sí que no lo permitiré –me dijo parándose secamente frente a mi

-¿de qué hablas? –dije mirando el piso tratando de disimular mi inmensa tristeza

-una chica jamás tiene que llorar por un chico y menos si se trata de ti, así que seca esas lagrimas –me dijo tomándome de la cara con sus manos para después con sus dedos gordos secarme mis lagrimas, yo lo mire fijamente a los ojos y vi que el también estaba a punto de llorar, me di cuenta que en realidad necesitaba estar junto a stu, lo amaba o al menos eso parecía, teníamos cerca de 2 años de estar juntos y era demasiado difícil para mí terminar con el por qué lo apreciaba demasiado, llegue a quererlo de la manera que jamás imagine, el me había enseñado muchas cosas que sin él jamás hubiera visto…

jueves, 26 de mayo de 2011

capitulo #75


-te pones celosa Frida, yo nunca te voy a cambiar por nadie, eres lo mejor que me ha pasado en la vida y no quiero perderte –sus palabras me tranquilizaron de momento, pues estaba segura de que a stu le había llamado la atención Astrid.

Yo voltee de reojo a ver a los demás y vi que Astrid nos miraba de una manera muy extraña, yo solo ignore eso y hundí mi cabeza en el pecho de stu, después de unos segundos de estar abrazados el me soltó y mientras me miraba fijamente a los ojos me dijo

-vámonos de este lugar, quisiera estar a solas con tigo –me tomo de las manos y me levanto de mi asiento, yo sin decir nada tome mi suéter y solo mire a los demás, no me despedí de nadie, estábamos a punto de salir del lugar cuando sentí que alguien me miraba insistentemente, me gire y vi a George mirándome de una manera muy triste, yo solo le sonreí y Salí del lugar de la mano de stu, comenzamos a caminar por las obscuras calles de Hamburgo, me sentía protegida a su lado, sentía que nada ni nadie podría lastimarme, era increíble la seguridad que me daba stu al estar junto a el

-¿A dónde vamos? –quise saber, pues ya llevábamos muchas cuadras de camino

-es una sorpresa –me dijo con una sonrisa que me decía que confiara en el, lo cual era un hecho que haría, confiar en él siempre. Pronto llegaríamos al muelle de Hamburgo, era un espectáculo estar en ese lugar de noche, las luces de los barcos y las de el farol, el sonido de los barcos todo, parecía la escena más romántica aunque no lo fuera, me llevo a un tipo mirador que se encontraba en lo más alto del muelle, había una banca en color verde olivo mirando hacia el mar, algo desgastada por el sol y la briza del mar, nos sentamos para contemplar todo aquello era increíble estar en esos lugares junto a stu, el solo hizo que me recargara en su costado mientras me rodeaba con su brazo, la briza se podía percibir, el viento era suave poco a poco sentí como con sus dedos comenzaba a acariciar mi brazo era un momento tan lindo que hasta una frase dicha por nosotros lo estropearía todo, después de unos segundos él se incorporo y apunto con su dedo hacia el mar

-mira Frida, ¿notas aquellas luces? –me pregunto con la mirada fija en el horizonte, yo voltee para mirar donde sus dedo apuntaba, y pude ver unas pequeñas y lejanas luces que se veían entre el cielo y el mar

-si las veo ¿Qué es? –pregunte aun sin despegar la mirada de las luces

-aunque no me creas, es tu isla –dijo también con la mirada fija en las lejanas luces

-¿Inglaterra? No puedo creer que se perciba, es una gran distancia –dije mirándolo incrédula

-en la noche se percibe mejor por los faroles que iluminan la obscuridad del mar –me dijo mientras se volvía a recargar en la banca, yo me quede unos segundos más mirando aquellas luces, aunque en cuanto apenas se percibían era posible notarlas, sentí que el comenzaba a acariciar mi espalda yo me gire para mirarlo

-¿te gustaría regresar? –pregunto aun acariciando mi espalda, me quede unos segundos pensativa, una parte de mi si quería regresar pero otra no

-la verdad antes de que te encontrara si quería regresarme, pero después de haberte encontrado no quiero volver a menos de que tu lo hagas –le dije mirándolo a los ojos y tomándolo de su mano, el de igual forma se aferro a mis manos

-¿qué te parece si nos quedamos aquí en Hamburgo? –me dijo con una gran sonrisa en sus labios, sus palabras me dieron una miedo inexplicable, no podía creer que stu me estuviera pidiendo eso

-¿Qué dices?, podríamos encontrar un lugar decente en donde vivir y yo podría iniciarme como todo un pintor, me metería a estudiar pintura en la escuela de arte de aquí de Hamburgo y vendería mis cuadros, así podríamos sostenernos los dos –yo solo lo miraba aun incrédula, veía como el fácilmente podía planear todo sin importarle lo demás, después de un rato de escuchar todo aquello que decía, volteo a verme y vio en mi un semblante de preocupación

-perdón Frida, no debí de decir esas cosas, solo pienso en mi –dijo volviéndose a sentar junto a mi

-no stu, esto demuestra todo lo contrario –le dije seria

-¿Cómo?

-¿te das cuenta que piensas en nuestro futuro? Eso significa que quieres pasar el resto de tu vida junto a mi –le dije aun asombrada

-si Frida, estoy seguro de que quiero pasar el resto de mi vida a tu lado, -me dijo llevando mis manos a su pecho

-pero stu, tienes 19 y yo 17, somos muy jóvenes, nunca podríamos con tanta responsabilidad

-quizás tengas razón, pero si queremos estar juntos nada ni nadie lo va a impedir –me dijo con una mirada que me pedía a gritos que aceptara su propuesta tan comprometedora

-¿ni Astrid? –le pegunte para ver si en realidad le había interesado

-Frida no empecemos otra vez por favor, ya te dije que –yo lo interrumpí

-si stu, pero es que es más que obvio que te llamo la atención, no me vas a negar que es linda –le dije mirándolo fijamente a los ojos

-pues, si es linda, pero o tanto como tu –me dijo nervioso, lo cual note al instante, en realidad que si le había gustado Astrid, yo solo me quede sin decir nada y baje la mirada…



ahi eta el capitulo de hoy xD espero ke les guste y gracias por leer y comentar =D aa por cierto maria mccartney ya vi esta peli y la amo tambien muchisimo <3 es genial!!! jaja gracias de todas formas por recomendarmela =) hijaaa espero ke te guste tu momento con stu 1313 jaja te kieramototote <3 y no comas ansias ya te dije ke pronto estaras con george 1313 bueno pues los dejo se me cuidan todos!! =)

miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo #74


Le correspondí el saludo y de pronto note que detuvo su mirada durante varios segundos en Astrid, lo cual me hizo echar chispas pues hasta se levanto los lentes y entro tarde a la siguiente canción lo cual notamos todos, Paul solo le hecho una mirada agresiva como diciéndole “concéntrate”, al terminar su primera ronda de canciones se dirigieron a nuestra mesa.

-hola chicas, no esperábamos tan hermosa presencia –dijo John refiriéndose más que nada a Joan

-ojala que esas presencias no les perturben para la siguiente ronda chicos –dijo Paul mirando a stu y a John

-estuvieron sensacionales chicos –les dije

-gracias Frida pero en realidad estamos muertos de cansancio –dijo George con un semblante de que no había dormido en días, y así era, tenían alrededor de 4 días que no dormían bien

-¿y ellos quienes son? –quiso saber stu que aun no dejaba de mirar a Astrid

-a pues ellos son unos amigos nuestros, ella es Astrid y el es su novio Klaus –dijo Joan

-hola, es un gusto conocerlos –les dijo Paul estrechándoles la mano, de igual forma lo hicieron los demás menos pete que ya se encontraba del otro lado del bar tomándose una copa

-sí que es extraño ese chico –me dijo Astrid al oído

-es el tipo mas sangrón que he conocido en mi vida –le respondí haciendo un gesto de enfado, ella solo se río por mi comentario y mi cara que había hecho, de inmediato stu se acerco a nosotras y me comenzó a hablar pero casi sin dejar de mirar a Astrid, lo cual me hizo ponerme más que celosa

-oigan chicos, yo tengo algo con lo que pueden aguantar más en el escenario –les dijo Klaus mientras metía su mano al bolsillo de su chamarra

-¿a si, y de que se trata? –pregunto John, en eso saco un pequeño frasco que tenia escrito afuera Preludín, una droga que más que nada hacía que tu sistema nervioso se alterara así que con eso era imposible sentirse cansados, rápidamente todos tomaron 2 pastillas como se los había dicho Klaus, para después decirles

-si lo combinan con cerveza podrían estallar en éxtasis –lo cual hizo que John y Paul en su inmensa curiosidad, se bajaran las pastillas con cerveza, yo al igual que Joan nos preocupamos al ver a los chicos meterse drogas, después de unos minutos estaban hechos unos eufóricos hiperactivos, rápidamente subieron al escenario y comenzaron a tocar mejor que la vez anterior, John comenzaba a hacer chistes arriba del escenario, lo cual nos causaba risa y en unas veces preocupación de que no los bajaran a golpes del escenario. Cuando terminaron su jornada Astrid nos invito a todos a un club que ella y Klaus frecuentaban mucho, lo cual aceptamos, al llegar notamos que era completamente diferente, todo era fuera de lo común, nos sentamos en la barra, note que stu no se sentó junto a mí sino junto a Astrid, lo cual hizo que me sintiera ignorada por mi novio George de inmediato lo noto y se sentó junto a mi

-es un imbécil –me dijo mientras le daba un trago a su cerveza

-¿de quién hablas? –le pregunte

-de tu novio –me respondió mientras volteaba a verlo como estaba feliz de la vida platicando con Astrid, yo solo los mire y baje mi mirada, aunque no era un hecho sentía que en ese momento había perdido por completo a stu, lo cual hizo que se me rasaran los ojos con el solo hecho de pensar en eso, en verdad lo quería y mucho, rápidamente recorrí en mis pensamientos todo lo que vivimos, de pronto sentí la mano de George en mi hombro, eso hizo que saliera de mis pensamientos y volteara a verlo

-tranquila Frida, no voy a permitir que ese idiota te haga sufrir –después de eso se levanto y se dirigió a ellos, me puse nerviosa por lo que fuera a pasar, así que me voltee dándoles la espalda, y al no escuchar nada de gritos me tranquilice un poco, sentí que alguien me tomaba de mi brazo me voltee y vi que era stu

-no seas tonta –me dijo con una gran sonrisa

-¡oye! No me digas así –le dije algo molesta, el solo me abrazo fuertemente

-te pones celosa Frida, yo nunca te voy a cambiar por nadie, eres lo mejor que me ha pasado en la vida y no quiero perderte –sus palabras me tranquilizaron de momento, pues estaba segura de que a stu le había llamado la atención Astrid…

lunes, 23 de mayo de 2011

capitulo #73


-anda no hagas esperar más a Paul –le dijo apuntando a Paul, ella se volteo a verlo y comenzó a caminar hacia él, George solo la miraba, sentía un gran alivio de haber hecho todo aquello y esperaba que sirviera de algo, por lo menos que sirviera para que Montse tomara mas enserio a Paul y dejara de fijarse él, pronto vio como Montse llego hasta él y después de eso se dio media vuelta y comenzó a caminar.

Ella se encontraba detrás de Paul, solo lo miraba y no sabía cómo hablarle, así que respiro hondo pero justo antes de que le dijera “hola” el volteo y al verla rápidamente se levanto y sacudió su pantalón

-hola Montse –le dijo Paul muy nervioso y sin saber cómo dirigirse a ella

-hola Paul –contesto ella a secas, después de ese saludo tan cortante Paul se abalanzo a ella y la abrazo muy fuerte para después decirle al oído “te extrañe tanto” lo que hizo que Montse se pusiera aun más nerviosa, poco a poco se fueron separando, ella lo miraba fijamente a los ojos sin saber que decirle veía en su mirada un gran amor. En ese momento se dio cuenta de que todo este tiempo había perdido el tiempo esperando a que George se fijara en ella cosa que jamás pasaría, pues era más que claro que el estaba perdidamente enamorado de Frida y no hacía otra cosa más que pensar en ella y en la manera de conquistar su corazón

-te compre este ramo de rosas –dijo Paul extendiendo ese hermoso ramo de rosas rojas

-gracias Paul, es… es muy bonito –dijo Montse sin dejar de mirar el ramo mientras lo tomaba poco a poco

-si son bonitas, pero no tanto como tu –le dijo mirándola fijamente

-que cosas dices Paul –dijo Montse sonrojándose y desviando la mirada, el solo la tomo del mentón y le dio un dulce beso en la mejilla

-¿Te gustaría ir a caminar un poco? –le pregunto Paul que la miraba con mucho aprecio, en verdad que se moría por ella, Montse acepto gustosa, así que comenzaron a caminar rumbo al centro de Hamburgo, Paul le contaba todo lo que habían pasado en Hamburgo mientras ella lo escuchaba con atención y cada vez veía más cualidades en él que antes, ya que por estar con una venda en los ojos llamada George no había visto.

Ese día en la tarde los chicos se habían ido a ensayar para su presentación de esa noche, nosotras íbamos a estar libres así que decidimos ir a verlos tocar, se me ocurrió invitar a Astrid para que fuera a ver a los chicos tocar lo cual acepto con gusto, más tarde llegaría Astrid con su novio Klaus que también irían con nosotras, lo cual me arrepentí de haberla invitado pues no sabía el sufrimiento que pasaría desde ese esa noche y durante todos los días que me restaban en Hamburgo.

-bueno pues al parecer ya estamos todos listos para irnos –dijo Joan tomando su chaqueta

-¿crees que Montse se haya quedado con George? –le pregunte a Joan muy preocupada, pues no había regresado después de que saliera de la casa con el

-claro que sí, no creo que les allá pasado algo, de seguro la veremos en primera fila aplaudiéndole a su amorcito Georgie –dijo Joan graciosa, en verdad que me incomodaba pensar que Montse por fin lograra salir con él, aparte de que Paul sufriría yo sentía una especie de celos que no tenían sentido alguno, después de unos minutos salimos todos y entramos al Indra, buscamos una buena mesa y nos sentamos a esperar a que salieran los chicos, era algo incomodo pues en ese momento nos toco presenciar un espectáculo de striptease que duro alrededor de 4 minutos, yo comencé a recorrer el lugar con la mirada esperanzada de ver a Montse sentada en algún rincón lo cual no encontré pero si pude observar a grandes rasgos ese lugar, era pequeño y obscuro, estaba lleno de mesas redondas y junto a la pared el bar detrás de la barra, todo estaba lleno de tipos algo grotescos, sus miradas atentas a las bailarinas, y respecto al escenario era pequeño y una gran cortina en color rijo que cubría la parte trasera del escenario, era como “el fondo de”. Al no encontrar a Montse regrese mi mirada a las bailarinas algo enfadada, recargue mis codos en la mesa y apoye mi cabeza en mis manos, eché un gran suspiro y comencé a pensar en George, no sé ni por qué lo hice lo cual me hizo enojarme con migo misma, en eso escuchamos a Montse que nos gritaba, volteamos a ver de donde provenían sus gritos y vimos que estaba a un lado del escenario, pronto se acerco a nosotros con una gran sonrisa en su cara

-¿oye tu en donde estuviste todo este rato con George? –le pregunte molesta

-déjala en paz Frida no seas curiosa –me dijo Joan en tono burlesco

-no estuve con George –dijo Montse con una mirada que decía mejor que palabras lo feliz que estaba

-¿entonces? –le pregunte bastante confundida

Ella de inmediato se sentó junto a mi aun muy contenta y comenzó a platicarme todo, lo cual me sorprendió mucho ver que George allá tenido el valor de decirle a Montse que nunca se fijaría en ella

-¿y sabes cuál fue la mejor parte de todo esto? –me pregunto Montse con una sonrisa de oreja a oreja

-no, ¿Cuál es? –le respondí

-pues que en verdad me gusta mucho Paul –dijo Montse casi gritando, lo cual me hizo sentirme feliz por él y también por ella que por fin se había dado cuenta de lo mucho que la aprecia

En eso volteamos al escenario al escuchar el sonido de los instrumentos, y vimos que eran ellos así que nos acomodamos para escucharlos tocar, y antes de que comenzaran a tocar Joan les grito para que se dieran cuenta de que estábamos ahí, lo cual hizo que a John se le olvidara por completo lo que iba a decir al ver a Joan, así que Paul le arrebato el micrófono y saludo al público, sin antes disculpar a su amigo, presento la canción y comenzaron a cantar, era increíble la manera en que se desenvolvían en el escenario a pesar de que se veían cansados, stu tocaba de espaldas al publico lo cual segundos después supuse que era porque no había logrado dominar por completo el bajo, aparte de que era demasiado tímido, Montse no dejaba de gritarle a Paul lo cual me hacía reír, pete ni siquiera se preocupaba por echar el resto, simple y sencillamente estaba ahí tocando sin gesto alguno, como siempre enojado, cuando mis ojos llegaron a George note que él me veía constantemente, yo solo le sonreí y el al ver mi reacción me guiño su ojo derecho lo cual me hizo sentir extraña, cuando terminaron de tocar stu se volvió al público y nos busco con la mirada y al verme me saludo, le correspondí el saludo y de pronto note que detuvo su mirada durante varios segundos en Astrid, lo cual me hizo echar chispas pues hasta se levanto los lentes y entro tarde a la siguiente canción lo cual notamos todos, Paul solo le hecho una mirada agresiva como diciéndole “concéntrate”, al terminar su primera ronda de canciones se dirigieron a nuestra mesa…

sábado, 21 de mayo de 2011

capitulo #72


-bueno en eso te concedo la razón, aparte no soportaría que un hombre te viera en paños menores –me dijo entre risas, mirándome fijamente y tomando mi rostro, sentí como me acariciaba lentamente, lo cual me hacía sentir las clásicas maripositas en el estomago

-te amo tanto stu –le dije entre suspiros

-no más que yo –me respondió para después besar mis labios

-¿Qué te ocurre George? –le pregunto Paul al ver la manera tan triste en la que había llegado

-por nada… -se limito a decir

-¿es por Frida verdad? –pregunto Paul poniendo su mano en su hombro

-pues si Paul, es por ella –dijo George entre suspiros

-¿ahora qué fue lo que paso?

-pues al parecer si llego mi carta hasta sus manos –dijo George acostándose en la cama

-¿de verdad? Pero… ¿Cómo fue que? -pregunto Paul asombrado y sentándose a los pies de la cama

-sí, pues el día que se vino a Hamburgo al parecer paso por mi casa y mi hermano la vio –dijo sin dejar de mirar el techo

-pero… ¿a que tendría que ir a tu barrio? –Pregunto Paul para después pegar tremendo grito -¡¡Montse!! ¿No me digas que también está aquí? –pregunto Paul tan entusiasmado que se levanto de un gran salto

-si Paul, se me había olvidado decirte que ella también esta aquí –dijo George recordando el abrazo estrujante que le había dado

-no lo puedo creer, ahora mismo voy a verla, ¿en donde dices que están? -le pregunto Paul más que feliz

-cerca del Indra, de hecho están a una cuadra de ahí –dijo George con tono desganado

-en este momento voy en busca de mi Montse –dijo Paul tratando de arreglarse su copete de rocanrolero y poniéndose su mejor saco, antes de salir hizo una pausa y regreso su mirada a George que seguía triste en la misma posición

-¿no quieres acompañarme para darme ánimos? –le pregunto Paul más que feliz

-no Paul, no sería buena idea –dijo George, por fin había atado cabos, el abrazo de Montse y su reacción hacia Frida le hizo ver que ella era la amiga a la que yo no quería traicionar, después de pensarlo unos segundos se levanto de golpe y le grito a Paul

-¡espera!, mejor si quiero ir –le dijo George poniéndose de nuevo su saco

-está bien amigo entonces vamos –dijo Paul poniendo su mano en su espalda, salieron del lugar y antes de llegar a nuestro cuarto se detuvo a comprar un lindo ramo de rosas, miro a George y este le guiño un ojo. Cuando llegaron estábamos todos en el cuarto, entro primero George y llamo a Montse, al ver eso pensé que por fin George se había dado cuenta de la existencia de Montse, ella más que feliz se acerco a él con una mirada de esperanza

-Montse tienes que salir un momento –le dijo George al oído

-eso no es justo George queremos escuchar todos –le grito John

-no seas curioso John –le dijo Joan mientras le tapaba la boca

-exacto John, tú no te metas –dijo George mientras se llevaba a Montse de la mano hacia afuera, al ver eso no sé por qué sentí tanto coraje, me sentía muy extraña, lo cual noto stu

-¿Qué te pasa Frida, porque estas tan inquieta? –me pregunto sin dejar de mirarme

-no, no… ¿de verdad? No hecho de ver –le dije mientras tomaba su mano

Ellos al salir del cuarto se encaminaron hasta la calle, ella no tenía ni idea de que era lo que pasaba, pero sentía que por fin su sueño se había hecho realidad, de repente George se detuvo después de encaminarla hasta la esquina

-hasta aquí llego yo –le dijo George mirándola con una sonrisa

-pero… no entiendo –dijo Montse mirándolo sin comprender

-antes que nada Montse quisiera decirte que eres una linda chica, tienes un lindo rostro en verdad que es una lástima que no puedo corresponder tus sentimientos –al escuchar eso, su semblante cambio por completo, desvió la mirada al piso y mordió su labio inferior

-hey, pero no te me pongas triste, lo último que me gustaría hacer es que una linda chica como tú llore por mi causa –le dijo George tomándola por el mentón y haciendo que sus ojos llenos de lagrimas a punto de rodar lo miraran con mucha tristeza, lo cual hizo que George la abrazara fuertemente

-no Montse, no llores por mí, allá esta un amigo mío que está loco por ti y que me gustaría que trataras de quererlo porque es muy especial

-es que tu no entiendes George –dijo Montse con lagrimas rodando por su rostro –yo te quiero a ti George, desde que llegaste al vecindario no hago otra cosa más que verte, siempre me gustaste, ¡siempre George¡ -dijo Montse llorando desconsolada y llevando sus manos a su rostro

-en el corazón no se manda Montse, en verdad que me hubiera encantado fijarme en ti y no en…

-¿en Frida verdad? –lo interrumpió

-si Montse, en Frida –dijo George mirando el piso

-espero que ella algún día se dé cuenta de cuánto la quieres –dijo Montse mientras limpiaba sus lagrimas

-eso será imposible mientras stu este con ella –dijo George mientras husmeaba sus bolsillos

-¿solo para esto me trajiste? –pregunto Montse algo molesta

-no, mira para allá, ¿Ves a ese chico que está sentado en aquella banqueta? –le pregunto George apuntando a Paul que se encontraba sentado en la esquina dándoles la espalda

-sí, ¿que con él?–pregunto Montse viendo a Paul con indiferencia

-a pues te está esperando –dijo George sonriente

-¿a mí?

-sí, es Paul –le dijo George mirándola serenamente, ella solo miraba a el chico sentado y poco a poco empezó a ver a Paul en el, miro de nuevo a George y él le dio un pañuelo

-toma, quiero que conserves este pañuelo, y espero que en un futuro cuando lo veas te acuerdes de el día que te rompí el corazón para que seas feliz con Paul –le dijo George con una gran sonrisa, ella poco a poco tomo el pañuelo y lo miro con una gran nostalgia, lo acaricio un par de veces y lo guardo en la bolsa de su suéter, después miro a George, le sonrió y se dieron un fuerte abrazo

-te ofrezco mi más sincera amistad Montse, cuentas con migo para todo lo que tú quieras –le dijo George aun con Montse entre sus brazos, ella solo hecho un gran suspiro

-espero que este gran dolor por el que estoy pasando valga la pena –dijo Montse soltándose de el poco a poco

-veras que si –dijo George mirándola tiernamente y acariciando su mejilla

-anda no hagas esperar más a Paul –le dijo apuntando a Paul, ella se volteo a verlo y comenzó a caminar hacia el, George solo la miraba, sentía un gran alivio de haber hecho todo aquello y esperaba que sirviera de algo, por lo menos que sirviera para que Montse tomara mas enserio a Paul y dejara de fijarse él, pronto vio como Montse llego hasta él y después de eso se dio media vuelta y comenzó a caminar.

viernes, 20 de mayo de 2011

capitulo #71


-está bien, luego los veo –dijo George para después irse caminando con las manos en los bolillos de su chamarra, en ese momento por primera vez en todo el tiempo de conocerlos sentía la necesidad de estar con George, quería soltarme de stu y salir corriendo detrás de él, pero era lastimar a stu y a mi amiga Montse que ya estaba muy molesta por haberme visto con él.

-supongo que tienes hambre ¿o no? –me pregunto stu sin soltar mi mano y mirándome con ternura

-pues sí, no he probado bocado –le dije aun volteando hacia atrás para ver a George que caminaba cabizbajo

-pues vallamos a desayunar, porque tampoco yo he desayunado –me dijo sonriente

Fuimos al centro de Hamburgo, entramos a un café y ordenamos

-¿y qué te decía George? –me pegunto stu sin mirarme y dándole un sorbo a su café

-pues nada en especial, solo hacíamos tiempo para que John y Joan estuvieran solos –dije mirando la ventana. Sentí como sus manos tomaron las mías, voltee a verlo y me miraba de una manera tan tierna que me hizo recordad todo lo lindo que habíamos pasado en Liverpool

-Frida, tengo miedo –me dijo aferrándose a mis manos

-¿miedo por qué? –le pregunte mirando fijamente sus ojos

-tengo miedo de perderte Frida, tengo miedo de… -se detuvo y me soltó, se recargo en la silla y prendió un cigarrillo yo solo lo mire desconcertada

-¿de qué stu? –le pregunte para saber la frase completa

-sonara estúpido, pero tengo miedo de que George me robe tu amor –dijo volviendo a tomarme de mis manos, lo cual me hizo sentirme extraña, pues momentos antes sentía más ganas de estar con George que con Stuart, pero al mirarlo en ese momento me dije a mi misma “Frida como diablos se te ocurrió pensar eso” yo quería demasiado a stu, tanto como para dejar todo por el, sus ojos tenían un brillo especial, me miraba como pidiéndome que jamás lo dejara, que nunca me separara de él, lo cual era un hecho que lo haría, nunca dejaría a stu para irme con otro, ni mucho menos con George.

-cuando salimos de el lugar caminábamos tomados de la mano rumbo a mi “casa” el me contaba las anécdotas que habían pasado en Hamburgo, a ratos rodeaba mis hombros con su brazo y otros me llevaba de la mano, me sentía tan segura con él, fue el momento que sentí realmente cuanto lo amaba, no quería separarme de él ni un solo instante al igual que él, que tampoco quería separarse de mí.

-Joan, ¿por qué dijiste que fue lo mejor que pudo haber pasado? –dijo John mirando por la pequeña ventana sin cristal que había en nuestra vivienda

-¿de qué hablas John? –dijo Joan acercándose a el

-cuando llego stu y nos interrumpió, ¿por qué dijiste eso? –John se volvió a Joan y la miro con los brazos cruzados, ella se puso más que nerviosa

-es que John, yo aun no estoy lista –dijo moviendo sus manos y mirando sus pies, de pronto sintió como John la rodeo con sus brazos y le dio un gran beso en la frene, suspiro y luego dijo

-perdóname Joan, soy un maldito egoísta –dijo John aun aferrado a ella

-no John, yo se que tu quieres pero… -no digas nada mas –la interrumpió John poniendo su dedo en sus labios, se miraron unos segundos para después besarse, después de un rato salieron a desayunar.

Cuando llegamos stu y yo creí que estarían Joan y John pero no era así,

-valla parece que decidieron irse a otro lugar en donde no los interrumpan –dijo stu entre risas

-yo creo que también fueron a desayunar –le dije mientras aventaba mi suéter a el cerro de ropa que estaba en el suelo

-¿Cómo es que pueden vivir aquí? –me pregunto stu mirando todo el cuartucho

-fue lo mejor que pudo conseguir el amigo de el hermano de Joan –le dije mirando de igual forma el cuartucho, que en verdad era muy desagradable

-¿y dónde está el? –quiso saber

-se quedo en casa de su amigo

-y a ustedes las dejo aquí, mira que caballero –dijo moviendo su cabeza y sentándose en el suelo

-oye, el se sentía incomodo estar en un cuarto con puras mujeres –le dije mientras me sentaba junto a el

-bueno en eso te concedo la razón, aparte no soportaría que un hombre te viera en paños menores –me dijo entre risas, mirándome fijamente y tomando mi rostro, sentí como me acariciaba lentamente, lo cual me hacía sentir las clásicas maripositas en el estomago…



gracias por sus comentarios =D

jueves, 19 de mayo de 2011

capitulo #70


-iré a buscarlos –dijo stu muy molesto, sentía que la sangre le hervía de coraje por el solo hecho de escuchar que George estaba con Frida a solas.

Salió de la “casa” rápidamente y coincidentemente camino a la misma dirección que nosotros habíamos caminado, en eso se topo con Montse y Jenny

-hey Stuart, que sorpresa verte –dijo Montse con una sonrisa picara, pues planeaba estropear el momento de George de estar a solas con Frida

-Montse, ¿cómo están? Bueno supongo que bien, llevo un poco de prisa, discúlpame –dijo stu arrebatadamente abriéndose paso

-oye, si buscas a Frida yo sé en donde esta –dijo Montse

-¿en dónde? –dijo stu volteándose a ella

-se fue con George hacia allá, los acabo de ver juntos –dijo apuntando la dirección en donde habíamos ido

-gracias Montse –dijo stu dándoles la espalda y caminando hacia donde ella le había dicho

-en verdad que eres mala Montse –dijo Jenny mirándola con desaprobación

-no soporto que George prefiera mas a Frida que a mí –dijo cruzándose de brazos

-¿Y Paul? –le pregunto Jenny

-¿Por qué me preguntas por él? –pregunto Montse algo desconcertada

-me dijiste que últimamente estabas saliendo mucho con él, y que lo extrañabas –dijo Jenny

-a pues así es pero… -la interrumpió Jenny

-pero al volver a ver a George te olvidaste de todo lo demás –dijo Jenny, lo cual había sido verdad, volver a ver a George había ocasionado que Montse volviera a sentir algo por el

Cuando caminaba con George, se me ocurrió sacar las manos de los bolsos de mi suéter, lo cual ocasiono que saliera la carta de George

-espera, yo lo levanto –dijo George mientras se agachaba a rejuntarlo, tu lo miraste nerviosa y sin saber cómo detenerlo

-toma, -dijo sonriente, pero antes de que tu tomaras el papel él lo comenzó a ver y lo acerco hacia él para verlo mejor, lo cual no te quedo más remedio que esperar a que te preguntara sobre la carta

-es… es la carta que… ¿Cuándo viste a mi hermano? –pregunto George mirándome más que nervioso

-antes de venirnos a Hamburgo –le dije nerviosa

-pensé que jamás la leerías… yo –en eso llego Stuart y al verlo le arrebate la carta a George rápidamente y la metí a la bolsa del suéter, dejándolo con la mano extendida y mirándome con mucho nerviosismo, pues ya sabía sus más profundos sentimientos hacia mi después de leer su carta

-aquí están, los vengo buscando desde hace muchas cuadras atrás –dijo stu mientras me tomaba de la mano de manera posesiva y sin dejar de ver a George

-si es que decidimos salir por que John y Joan… -me interrumpió stu

-¿estaban haciendo cosas sucias verdad? –dijo stu entre risas

-¿de verdad? ¿Los viste? –dije asombrada

-no lo sé yo solo toque la puerta y Lennon me dijo “¡a que bonita manera de interrumpir!” lo cual supuse que estaban pasándola muy bien –dijo imitando la voz de John, lo cual me causo mucha risa

-pues como que ya se te está haciendo costumbre –murmuro George, casi en forma de susurro sin dejar de mirar el piso

-¿Qué dijiste George? –pregunto stu acercando su oreja a el rostro de George

-no nada, que los hubieras dejado en paz –dijo George tapando su atropello

-bueno George, yo me llevo a mi novia a desayunar –dijo sin dejar de mirarme y acentuando mi novia

-está bien, luego los veo –dijo George para después irse caminando con las manos en los bolillos de su chamarra, en ese momento por primera vez en todo el tiempo de conocerlos sentía la necesidad de estar con George, quería soltarme de stu y salir corriendo detrás de él, pero era lastimar a stu y a mi amiga Montse que ya estaba muy molesta por haberme visto con él…